A CIENCIA CIERTA / Búsqueda de agua subterránea

Hace muchos años que comencé a escribir sobre el modo de hallar agua en el subsuelo por métodos racionales y científicos. Lo hice y lo hago básicamente porque por asombroso e increíble que parezca, aún hay muchas personas (incluso con formación universitaria) que piensan que el agua bajo el suelo circula como en superficie (error absoluto) y que se puede buscar con la ayuda de los zahoríes, que “detectan” esas venas de agua. No se pueden detectar porque NO existen.

En algunas conversaciones sobre este asunto, me han dicho que cual es el método científico para buscar agua subterránea. Pues bien ese método existe desde hace muchas décadas, (desde al menos el siglo XIX) pero no es posible en absoluto explicarlo en un corto artículo como este. Es como si se le dice a un especialista en construcción de naves espaciales que en unos minutos explique como se hace. Ver ilustración que acompaña a este texto.

En cualquier caso, lo que si se puede indicar, es que para buscar agua subterránea bajo el suelo y al igual que en cualquier problema de ingeniería no hay mas remedio que conocer bien el terreno, es decir hacer los estudios pertinentes para conocer las características hidrogeológicas del terreno. Esto supone que hay que hacer numerosas medidas sobre el terreno, hacer estudios, cálculos y después decidir. Hay que emplear como en cualquier otro problema de ingeniera una serie de datos numéricos concretos y realizar los cálculos pertinentes. Al igual que para calcular el área de un triángulo, se emplea una formula bien conocida, para cualquier tipo de estudio hidrogeológico serio, hay que utilizar diversas fórmulas físico-matemáticas que en general son mas complejas que las del área de un triángulo.

Si no tenemos datos numéricos de los que partir o si estos no son fiables o si no se hacen bien los cálculos el agua sólo se pueda hallar por pura y simple casualidad. Básicamente como lo hacen los zahoríes. A menudos por simple casualidad se halla agua subterránea, ya que a diferencia de lo que ocurre en superficie, en el subsuelo el agua se halla dispersa por extensas zonas, ocupando diminutos poros y huecos. A medida que profundizamos un pozo la probabilidad matemática de hallar agua se hace mayor, en cualquier terreno.

Hay que quien afirma no obstante que el método científico pueda estar equivocado. Pues en efecto así podría ser. Pero la probabilidad de que lo que enseñan universidades de todos el mundo desarrollado, sea menos fiable que lo que opina o crea un vecino cualquiera de un pueblo, es prácticamente nula.
Los centros de enseñanza exponen las ideas de personajes que vivieron hace siglos como Bernouilli y Darcy por ejemplo, pero que siguen gozando en todo el Mundo de reconocido prestigio y admiración. Es posible que estos investigadores de reconocido e indiscutible credibilidad estén equivocados y un vecino cualquiera de cualquier pueblo no. Pero es prácticamente imposible que así suceda. Hay que tener en cuenta que las enseñanzas de personajes como Bernuilli ó Dacy han sido analizadas, estudiadas y puestas en práctica miles y miles de ves en todo el mundo desde los siglos XVIII y XIX hasta hoy día. Nadie que yo sepa ha logrado refutar esas ideas y por tanto ya seria mucha casualidad que cualquier persona que tenga por ejemplo estudios primarios lo pueda hacer. Si así fuere el que lo lograre se haría mas famoso que esos científicos de prestigio mundial.

No sólo eso a partir de esos viejos descubrimientos (Teorema de Bernouilli, Ley de Darcy;…), se han hecho otros nuevos y se han hallado modernas técnicas para hallar agua bajo el subsuelo como por ejemplo los llamados sondeos de resonancia magnética.

No obstante lo dicho hay que señalar que un estudio hidrogeológico quizá no compensa. A veces es mejor buscar agua al azar o sabiendo lo que todo el mundo sabe (valles, zonas verdes,…) que un estudio que puede ser costoso y no dar resultados apetecibles. Hay que insistir en que un estudio hidrogeológico serio, puede ser en ciertos casos muy costoso; ya que requiere por ejemplo la realización de sondeos en el terreno para saber las características de este.

Por ultimo hablaré un poco de los zahoríes. Son personas firmemente convencidas que tienen unos “poderes” para detectar corrientes de agua subterránea e incluso sus características. Sin embargo experimentos realizados ya en el siglo XIX; pusieron de manifiesto que quienes mueven los péndulos a los varillas ,…¡¡ son los que las llevan¡¡; aunque ellos tiene la sensación de que no es así; si no que hay una misteriosa fuerza que las mueve. Es un fenómeno psicológico similar al del juego de la copa (tabla “ouija”) por ejemplo. Las personas que los contemplan a menudo quedan asombradas por esos movimientos de los péndulos, varillas o cualquier otro objeto de equilibrio inestable que utilizan y se creen que se mueven porque en efecto detectan corrientes de agua bajo el suelo ; pero insisto una vez más en que las venas de agua subterránea NO se pueden detectar simplemente porque NO existen. Un manantial, no es mas que la confluencia en una zona muy reducida del terreno de diminutas y numerosas corrientes de agua que siguiendo caminos diversos, tortuosos e incluso variables confluyen en el punto donde está el manantial.

Para terminar invito al lector a mirar con calma la figura que adjunto a este texto. Forma parte de los apuntes de un curso de hidrogeología del profesor D. F. Javier Sánchez San Román (Universidad de Salamanca). Si el que lea este artículo no es capaz de entender lo que se expone en estos apuntes; es que no está preparado para entender como se acumula, circula y en su caso se encuentra agua bajo el suelo de modo racional o científico. Creo que es un forma elocuente de exponer, que no es tan fácil explicar de modo rápido, como se busca de modo racional agua bajo el terreno.

Rogelio Meléndez Tercero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte