Incertidumbre en el mercado bursátil

La previsión de la situación económica ha cambiado en tan solo unos meses.

A finales del 2021 había lugar para la esperanza en cuanto a la recuperación económica tras la última sacudida que el coronavirus había propiciado. Pero un nuevo golpe que no se preveía ha dado lleno en la economía a nivel mundial. Esta vez propiciado por Vladimir Putin quien, dando rienda suelta a su política expansionista, ha dado al traste con el orden internacional, invadiendo Ucrania con una violencia que se ceba también con la población civil.

Lo cierto es que llevamos meses padeciendo una subida incesante en los precios del gas y la gasolina que ahora se ha intensificado. A ello se le suma ahora la escasez en los suministros de materias primas y alimentos, entre ellos los cereales y el aceite de girasol, por la guerra que ataca al granero de Europa.

La inflación se dispara

Además de lamentar las bajas humanas, esta situación perjudicará aún más la economía familiar de los ciudadanos de a pie, que ya viene siendo la mayor damnificada por la escalada de precios iniciada en el 2021, mucho antes del inicio de la guerra y pagando unos precios desorbitados en las tarifas eléctricas, pero a los que ahora el poder ejecutivo podría poner tope, estableciendo medidas que limiten el beneficio obtenido por las grandes empresas energéticas.

Por otro lado y dada la situación, el gobierno de Sánchez trata también de negociar un pacto de rentas situándose, en opinión de algunos, en una clara alineación con la patronal empresarial, cuyo objetivo pasa porque los sindicatos acepten subidas moderadas de los salarios -a pesar de la carrera inflacionista- y pide también moderación en los márgenes y beneficios obtenidos por los empresarios.

Sin embargo, los sindicatos no aceptan esta medida y piden subidas entorno al 5% ya que en febrero la inflación llegó a alcanzar el 7,4%-el mayor incremento desde 1989- alcanzando el IPC un aumento del 7,4%.

No obstante, según manifestaba la vicepresidenta Nadia Calviño, el aumento en la tasa inflacionaria estaría dentro de lo esperable, a pesar de ser un incremento importante, porque el inicio del 2021 lo hizo con una inflación del 0%, por lo que se estaría comparando la inflación actual con la de unos meses en los que se mantuvo muy baja y el objetivo pasaría por evitar que esta inflación se convierta en un factor estructural.

Un posible escenario de recesión

La situación económica se encuentra en un momento de incertidumbre. Los precios de la energía y las materias primas alcanzan niveles excesivos, lo que podría llevar a la economía mundial a precios de ruptura, esta situación podría derivar en que las empresas frenen su producción huyendo de las pérdidas, lo que derivaría en una importante recesión, lo cual, según los analistas, terminaría por bajar los precios.

El precio del gas europeo se ha incrementado en más de un 95% con respecto al mes anterior, El par EUR/USD marca mínimos que no se veían desde abril del 2020 y el escenario de incertidumbre contribuye al incremento de la volatilidad. Plataformas como Plus500 nos ofrecen información en tiempo real de la evolución de estos índices, divisas o materias primas en un mercado que cae y donde no se atisban aún signos esperanzadores de recuperación.

El efecto sobre la economía familiar es nefasto y requiere abordar la situación tomando medidas para paliar el daño. Y es por ello que Transición Ecológica ha expuesto ante el Consejo de Ministros una medida que permita liberar una parte de las existencias mínimas de seguridad de efectos petrolíferos, cuya entrada en el mercado podría aliviar el incremento en el precio del barril.

¿El fin de los beneficios caídos del cielo?

Además, en Europa se estudia la forma de desligar el precio de la electricidad de la escalada en el precio del gas que se ahora se ha acentuado, pulverizando récords que ahogan a los hogares.

En opinión del Gobierno, el mercado mayorista vigente favorece que tecnologías totalmente amortizadas, con un coste mínimo para las empresas que las generan, se valoren con el precio del gas como referencia debido al sistema marginalista en vigor, generando los conocidos como beneficios caídos del cielo que, quizás ahora, tengan los días contados.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

También podría interesarte