Bembibre y el resto de municipios bercianos no cumplen los requisitos que propone la Junta para avanzar a la fase 1

A falta de un día para que las comunidades remitan al Ministerio de Sanidad los datos solicitados para analizar la procedencia o no de la provincia para pasar a la fase 1 de la desescalada, la Junta de Castilla y León sostiene la idoneidad de plantear un modelo centrándose en las zonas básicas de salud. Con esta propuesta, ningún municipio berciano cumpliría el requisito esencial el próximo 11 de mayo: llevar 14 días con cero casos de contagio en la zona básica de salud.

El planteamiento de la Administración Regional se basa en el índice de prevalencia del Covid-19 en cada zona básica de salud, con el objetivo de beneficiar al medio rural. Sin embargo, únicamente se podrían beneficiar 26 zonas básicas de Castilla y León las que cumplen en este momento el criterio de no haber registrado casos en los últimos siete días. Son las únicas que podrían cumplir el requisito de sumar 14 días sin nuevos casos el próximo 11 de mayo.

Conviene precisar que la ausencia de casos en las 26 Zonas Básicas de Salud en la última semana se refiere tanto al diagnóstico de sospecha recogido en la historia clínica de Atención Primaria, como por confirmación por test de serología o prueba de PCR, en la última semana.

Son éstas las candidatas a su inclusión en la siguiente fase de desescalada, en caso de mantener esta situación de 0 casos a lo largo de la siguiente semana.

Esta situación no se da en ningún municipio berciano, por descontado en la zona de salud de Bembibre donde sólo ha habido dos días alternos sin nuevos casos.

La argumentación de que la zona básica de salud sea el ámbito geográfico de referencia no implica que se apliquen otros criterios de sectorialización dentro de la zona. Entienden que este planteamiento de Castilla y León para la desescalada supone como ventajas la delimitación sanitaria, la implicación social, el compromiso municipal y el control de la movilidad.

De un modo más detallado, debe considerarse que la Zona Básica de Salud, como ámbito territorial de Atención Primaria atendido por un centro de salud, permite una vigilancia más efectiva y unificada de la incidencia de casos así como un mejor control de estos y de sus contactos. Al tiempo, se valora que en un entorno poblacional reducido -como lo es el correspondiente a la Zona Básica de Salud- se facilita una mayor concienciación e implicación local para fomentar y mantener ese estatus de “zona en fase más avanzada”.

La Junta también apela al compromiso municipal también que “constituye una ventaja, pues el desescalado zona a zona provoca un ejercicio de competencia y corresponsabilidad que es ideal en estas circunstancias; con ello también se favorece la implicación de las autoridades municipales en aspectos básicos como son el mantenimiento de las medidas de higiene y aislamiento en el municipio y su colaboración en el control de la movilidad y de la trazabilidad de los casos”. Y por último, en relación con el control de la movilidad, el territorio que abarca una zona básica de salud puede ser más fácilmente controlado en cuanto a su movilidad, vías de comunicación, etc.

No obstante, el Gobierno autonómico plantea valorar la necesidad de reescalado de algunas de las medidas, en función de circunstancias como el incremento del número de casos sospechosos y/o confirmados, en particular si existe sospecha de su transmisión comunitaria dentro de la zona básica de salud.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte