A CIENCIA CIERTA / Recuerdos de la minería y necesidad de su conservación

Este es un artículo, que aunque tiene que ver con la divulgación del conocimiento racional y científico de nuestro mundo; también podría ser catalogado como una simple exposición de mis recuerdo y opiniones personales.

“Recordar es volver a vivir” o “de recuerdos también se vive”; son dos expresiones muy populares. Pues bien para El Bierzo, Laciana y otras zonas la minería es por desgracia sólo un recuerdo. La inmensa riqueza que salió de sus minas se terminó. Hace ya algunos años (noviembre de 2015) publiqué en un medio digital de nuestra comarca, (“Bierzo Digital”) un breve apunte sobre una, excelente iniciativa: la conservación de la cultura y la memoria minera. Es lo único que podemos conservar con cierta facilidad. En aquella ocasión hablé expresamente de la Fundación Cultura Minera, que tiene su sede en Torre del Bierzo y que pretende, (por lo que yo conozco), ser la memoria viva de lo que la mimería ha supuesto en la historia de El Bierzo. El tiempo pasa muy rápidamente y ahora hace escasas semanas, he tenido cocimiento de una iniciativa muy similar. Se trata de la denominada “Asociación Cultural y Minera MSP” cuyo ámbito de acción se centra en la comarca de Laciana y también en El Bierzo.

Lo único que conozco de esta asociación es un breve apunte que me pasó Rodrigo Hompanera Martín, (uno de sus miembros) un exminero entusiasmado por conservar todos los recuerdos de la mina (planos, informes, vídeos y otros documentos varios). La citada asociación se muestra disgustada por el hecho de que una enorme cantidad de información sobre la actividad minera, que debería ser preservada para generaciones futuras, se halla en claro peligro de desaparición como ha ocurrido con la actividad minera. No solamente se trata de conservar documentación si no incluso algunas infraestructuras mineras, asunto este que ya parece más complicado, pero que también hay que plantearse.

Hace ya algunos años (creo que antes de 2015), reflexioné en alguna ocasión sobre la conveniencia, más bien la imperiosa necesidad, de preservar para el futuro la memoria minera. Como muchísimos más trabajé durante muchos años en las minas de carbón. En general en El Bierzo, pero también puntualmente en Laciana e incluso en Palencia (Minas de San Cebrián). Lo hice en calidad de geólogo-topógrafo y por ello estimo que a lo largo de sucesivas décadas, se han realizado sin duda miles de planos, estudios, informes técnicos, fotografías e incluso varios vídeos sobre la actividad minera. Yo personalmente tuve un papel destacado en uno realizado en el año 1994, referente a la mina conocida como MILE ubicada en las cercanías de España de Tremor. Adjunto imagen de su aspecto tras muchos años de abandono. Es un caso singular. No se trata de mostrar la actividad minera de forma explícita y primordial, si no de analizar un curioso fenómeno que tenía lugar en uno de los pozos de aquella mina y que tiene un interés didáctico (geodesia-astronomía). La explotación minera implicaba una serie de conocimientos matemáticos (topografía, geodesia, astronomía incluso); que en mi caso, me permitieron estudiar, describir e incluso realizar los que yo denomino parques solares didácticos. El escaso (más bien nulo) interés mostrado a nivel social por este tipo de obras, ha propiciado que todo lo realizado esté en un mal estado de conservación, pero ese es otro tema. Yo hice todo lo que pude.

Diversos organismos (IGME, Universidad de León), han realizado publicaciones sobre la actividad minera de la provincia de León y diversos aspectos relacionados con la misma, como el conocimiento geológico de la zona. Pero ello no ha de ser obstáculo para que los particulares y a título personal nos preocupemos por conservar la memoria de una actividad que tanta importancia tuvo durante muchos años.

Mi afán por conservar la memoria de la actividad minera surgió en buena medida a partir del conocimiento (creo que gracias a un archivo del Ejército Español existente en Madrid) de alguno o algunos de los planos que en lejano siglo XVIII, realizó el ingeniero y militar D. Carlos Lemaur correspondientes a las obras ( vías de comunicación y otras) que este hombre realizó en los años centrales del siglo XVIII en El Bierzo. Este ingeniero en el año 1764 redactó una breve memoria haciendo alusión a la existencia de carbón de piedra en la zona de Bembibre. Yo he tratado de averiguar si existe algún documento anterior que hable del carbón de piedra en el Bierzo, (en el Catastro de Ensenada por ejemplo), pero hasta ahora nada he hallado. Por ello entiendo que el descubridor al menos formal y oficial del carbón mineral berciano es Carlos Lemaur. No obstante, está claro que los lugareños ya debían conocer la existencia del mismo desde tiempos quizá inmemoriales. Al estudiar los planos de Lemaur, presté especial atención a la traza de la carretera que aun discurre entre Astorga y otras localidades como Bembibre y cuyo trazado actual aún sigue conservando muchos detalles que ya se reflejan en los planos del siglo XVIII. Al analizar aquellos viejos planos, pensé que en un futuro más o menos lejano las futuras generaciones también podrán disfrutar de la contemplación de los muchos planos de labores mineras (por ejemplo) que ahora están dispersos por los más diversos lugares. Muchos técnicos y otras personas vinculadas a la minería, aún conservamos en mayor o menor medida datos que hoy sólo tienen un valor sentimental y que si no se llevan a lugares adecuados pueden acabar desapareciendo. En mi caso estoy decidido a hacer entrega ( ya lo estoy haciendo) de esos documentos. Es muy fácil hacer copias de la información.

Sería muy interesante que las instituciones públicas se tomasen en serio este asunto y que colaborasen con asociaciones culturales, fundaciones o cualquier otra institución que pretenda algo tan importante, como la preservación del legado socio-cultural minero. La finalidad de este artículo es dar a conocer a la opinión pública la existencia de entidades (como la Asociación Cultural y Minera MSP), que se prestan a conservar tan importante legado. Es posible que muchas personas que conserven planos, fotografías u otros documentos de la actividad minera, no se hayan planteado la conveniencia de protegerlos.

Rogelio Meléndez Tercero

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

También podría interesarte