A CIENCIA CIERTA / Ciencia, religión y política

Por norma general siempre y desde hace años, al escribir artículos de divulgación científica reviso, repaso y contrasto los datos muchas veces, tantas que a menudo tengo la sensación de estar perdiendo el tiempo comprobando una y otra vez un dato que conozco, que he revisado, que he comprobado,….pero que por si acaso….Esta actitud que en principio es una virtud, puede ser sin embargo un defecto. El revisar demasiadas veces los artículos buscando un texto “perfecto” puede ser contraproducente. Por ello en este artículo voy a escribir sin consultar ningún tipo de apunte, sobre Ciencia, Religión y Política. A ver como sale.

CIENCIA

La Ciencia y por su propia naturaleza no cree en nada y sólo admite como cierto aquello que se demuestra de modo fehaciente. No obstante es evidente que la verdad total, absoluta e indiscutible hasta en sus últimos detalles; está fuera del alcance de la capacidad humana. Hay muchos ejemplos cada día. La primera impresión que nos causa una ciudad que visitamos por primera vez a veces difiere mucho, muchísimo de la que tenemos con el paso de los días, meses o años de estancia en la misma.

Por todo ello la historia de la Ciencia, es también la historia de las matizaciones, puntualizaciones o incluso rectificaciones. Hay infinidad de ideas científicas que durante siglos (geocentrismo por ejemplo); parecían indiscutibles y que sin embargo al final tuvieron que ser desechadas. La Ciencia por tanto intenta conocer el Mundo a través de la razón; pero es consciente de que la verdad total, indiscutible, absoluta y en todos sus detalles es una meta que parece fuera del alcance humano. Otro tema es que el nivel de conocimientos (lo que mide un terreno por ejemplo); sea aceptable a los efectos que en una circunstancia dada se necesiten. Digamos que el conocimiento científico se acerca más y más a la verdad, pero sin llegar a alcanzarla plenamente.

RELIGION

La Religión al contrario que la Ciencia admite sin mas como ciertas unas “verdades” (verdades de fe) que no se pueden comprobar; ya que si se pudiesen comprobar entonces la Religión en realidad sería una ciencia. Una verdad de fe común a todas las religiones, es la existencia de Dios por ejemplo.

No obstante lo que es evidente es que por sorprendente que pueda parecer los humanos desde hace siglos han seguido (y siguen) por lo que parece creyendo en supuestas verdades. Aunque estas verdades de fe estén en abierta contradicción con lo que expone la Ciencia siempre se pueden alegar poderosas razones para creer. Estas razones se basan esencialmente en el hecho (reconocido por la propia Ciencia); de que la Ciencia no lo sabe todo.

Otra característica de la Religión es que muy a menudo se ocupa de una supuesta vida que nos espera a los Humanos tras esta vida terrenal que conocemos. Nadie ha demostrado que exista esa vida futura;…pero tampoco se ha demostrado lo contrario, aunque por lo que sabemos lo mas más probable, lo casi seguro al cien por cien es que no existe. Tras nuestra muerte (como la de cualquier animal) quedan los recuerdos de lo que hicimos pero nada más,….que se sepa al menos.

POLITICA

La política o más concretamente las ideologías políticas tiene muchos elementos en común con cualquiera de las religiones. Se diferencian esencialmente en que las ideologías políticas no se ocupan ni siquiera especulan con lo que ocurre tras la muerte. Se centran en los problemas de este Mundo que conocemos.

No son pocas las personas firmemente convencidas de que tal o cual ideología es la correcta y que rechazan (sin analizar) cualquier atisbo de razonamiento que sea opuesto a lo que consideran la buena política o la razón. Esto es bastante parecido a un acto de fe. No obstante si hay casos de personas que en un tiempo militan en un partido y después cambian de opinión. No obstante los cambios de opinión en política a menudo son censurados por la sociedad y los que cambian de opinión tildados de mentirosos.

En cualquier caso entiendo que hay un gran parecido entre religiones e ideologías políticas. Basta ver la actuación ante las masas de los líderes políticos y religiosos para comprobar ese paralelismo. Asimismo basta ver como en los debates políticos, cada parte expone la parte de la realidad que más se ajusta a lo que pretende demostrar. Las discusiones políticas tiene mucho en común con las discusiones entre forofos o seguidores acérrimos de un equipo de fútbol. Cada cual ve una parte de la realidad ignorando o dejando en el olvido o semi olvido otras posibles realidades.

COLOFON

. Como colofón y como reflexión cabría preguntarse que es lo que mas interesa al ciudadano de a pie, si la ciencia, la religión o la política. Cada cual que responda por si mismo, pero yo por lo que observo creo que lo que más interesa es la política, luego la religión y en último lugar la ciencia. De ser cierto lo anterior cabría deducir que los humanos no somos muy racionales. D. Felipe Sánchez Castro, un maestro de la escuela de Castropodame (mi pueblo); decía que las personas somos animales racionales, pero,….quizá ese maestro también estaba parcialmente equivocado en este punto. Por ello estoy de acuerdo con lo que no hace muchos meses me comentaba su hijo y gran amigo mío (D. Felipe Sánchez Ruiz); al afirmar que “hablando no se entiende la gente”. Yo añadiría que no se entiende la gente hablando salvo que haya voluntad de querer entenderse; aunque sea a costa de convenir en que lo que para uno es blanco puro y para el otro negro absoluto; es en realidad gris.

Rogelio Meléndez Tercero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte