La evolución de las especies vivas

Durante muchos siglos y bajo la influencia de las ideas judeo-cristianas en nuestra sociedad se mantuvo una idea acerca de nuestro lugar en el Universo que hoy se ha revelado equivocada. Hasta el siglo XVIII incluso muchos eruditos confiaban en las supuestas verdades de La Biblia. Todo ello a pesar de que ya se había producido un fuerte choque entre la Ciencia y la Religión (creencias) en tiempos de Copérnico y Galileo. Las ideas de estos propugnaban que era La Tierra la que giraba en torno al Sol y no a la inversa como sostenía la Iglesia Católica. Esta debía opinar así entre otras razones porque la idea de que los humanos ocupamos una posición privilegiada en el Universo; se ajusta muy bien a las ideas religiosas que consideran a los humanos la especie viva preferida por Dios. El hombre, se decía está hecho a imagen y semejanza de Dios; que incluso envió a su Hijo para salvarnos. Al final resultó que la Iglesia estaba en un error.

Hoy día es inimaginable que el Papa o los Obispos se pongan a discutir con los científicos; pero hace siglos las cosas se veían de otro modo. Considerando que el Papa y sus obispos eran los representantes de Dios en La Tierra; parecía lógico que en cualquier discusión estos tuvieran siempre la razón y toda la razón. Recordemos aquello de la infalibilidad del Santo Padre. Por todo ello aquella discusión en torno al giro de La Tierra era una cuestión de enorme importancia, aunque hoy pueda parecer una tontería. Si se demostraba que la Iglesia estaba en un error, su credibilidad quedaría seriamente dañada. Las gentes desconfiarían de su verdades y los herejes contra los que tanto se luchaba proliferarían por todas partes, enseñando doctrinas que siempre se habían considerado equivocadas. Sería la perdición de la Humanidad visto desde la óptica de la Inquisición, por ejemplo. No olvidemos que durante siglos se justificó incluso la tortura, siempre con el argumento de que mas valía llevar a una persona al Cielo aunque fuese a palo limpio; que dejarla ir al Infierno por seguir doctrinas equivocadas.

Como es bien sabido al final hasta la propia Iglesia tuvo que reconocer su error. El daño fue pues irreparable y lo peor es que cuando ya aquellas discusiones parecían haberse olvidado; surgió otra controversia similar. En este caso no a cuenta de nuestra posición en el Universo; si no a causa de nuestros orígenes.

LA EVOLUCION DE LAS ESPECIES

Todavía en los libros de texto que se estudiaban en algunos centros de enseñanza de los años 70 del siglo pasado; se insiste creo recordar en la idea de que la especie humana no es una especie animal mas; si no un caso singular. Las ideas que maneja la Ciencia a este respecto lo que dicen es por el contrario que los humanos somos una especie animal mas. Nos diferenciamos eso si en que nuestro nivel de inteligencia es muy superior al de las otras especies animales y por ello hemos sido capaces de crear lo que llamamos una cultura. Hemos desarrollado también unos sistemas de comunicación más perfectos que los demás animales y sobre todo somos capaces de trasmitir a las sucesivas generaciones (escritura y otros medios); nuestros conocimientos.

Las especies animales más cercanas a nosotros no han llegado a este nivel. Sin embargo ya existen publicaciones acerca de las habilidades de algunos simios, que muy bien pueden ser semejantes a las de los humanos de hace varios miles de años. Asimismo se ha escrito que la inteligencia de algunos simios es equiparable a la de los humanos de corta edad (niños de 3 años por ejemplo).

Las ideas que La Ciencia maneja sobre lo que llamamos evolución de las especies indican que con el paso del tiempo, mucho tiempo (millones de años) se va produciendo una trasformación gradual en las especies vivas, de forma que a partir de muy leves cambios, una especie dada se va transformando en otra diferente. El nivel de diferencia es proporcional al tiempo. A mayor tiempo mayor diferencia, hasta el punto de que la especie origen puede ser a simple vista al menos completamente diferente de otra resultado de la transformación de la primera.

También se admite que a partir de una especie surgen otras varias por ese mecanismo de lenta transformación. Al igual que a partir del tronco de un árbol surgen diversas ramas, a partir de una especie concreta surgen otras varias que tendrán algunas características comunes y otras que no. Cualquier estudiante de secundaria ha visto numerosas veces esos esquemas que muestran como el conjunto de las especies vivas tanto presentes como ya extinguidas están interrelacionadas, como las ramas de un árbol. La evolución de las especies se produce a menudo a golpe de pura y simple casualidad. No hay pruebas evidentes que demuestren que algo o alguien ha marcado el rumbo que debe seguir la vida. Recordemos por ejemplo lo que le sucedió a los dinosaurios.

Los humanos somos pues una especie mas de simios ( que a su vez forman parte del conjunto de los mamíferos),que por casualidad y sólo por lo que parece casualidad, hemos adquirido un nivel de inteligencia superior al resto de las especies animales. De este modo y como decía el maestro de la escuela elemental de niños de Castropodame, D. Felipe Sánchez Castro (donde yo aprendí a leer y escribir), las personas somos “animales racionales”. Creo que pocas veces he oído una definición tan exacta de lo que realmente somos las personas.

Si observamos con atención (no hace falta mucha) vemos como nuestro comportamiento en muchos aspectos es similar al de los animales. En el instinto sexual por ejemplo. Otra cuestión es que bajo la influencia de ideas religiosas y otros factores hayamos intentado regular mediante leyes escritas ciertos comportamientos. En el mundo animal hay por otra parte comportamientos que recuerdan mucho al de los humanos; sobre todo si hablamos de sociedades humanas más primitivas.

En muchos grupos de animales existe lo que se llama el macho dominante. Lo hemos visto a menudo en los documentales que se emiten por televisión, por ejemplo. Esta figura en las primitivas sociedades humanas estaba representada por el rey o alguien similar. Muchos de los reyes a lo largo de la historia han accedido al poder lisa y llanamente por la fuerza bruta, como lo hacen los animales dominantes en las sociedades animales.

Cuando Ch. Darwin empezó a dar a conocer en el siglo XIX sus ideas; estas hallaron una fuerte oposición porque como ocurriera con el asunto del giro de La Tierra; chocaban frontalmente con las enseñanzas religiosas. El paso de los años lo único que ha hecho es a pesar de todo, afianzar cada vez más las ideas de Darwin; que se han ido lógicamente actualizando y matizando al compás del avance del conocimiento científico. Hay por supuesto quienes por creencias personales se aferran con ahínco a las ideas religiosas e intentan desacreditar a Darwin y a las ideas evolucionistas; aduciendo todo tipo de razonamientos. Uno de ellos es la idea del eslabón perdido, que viene a decir que hasta ahora no se han encontrado restos de una especia animal-humana, es decir restos de seres vivos que tengan características intermedias entre los humanos actuales y los simios actuales.

La idea del eslabón perdido es absurda por varias razones. Una porque los humanos actuales no descendemos de los simios actuales. Somos en realidad lo que podríamos llamar parientes lejanos. Es decir, ambos procedemos de un tronco común del que paulatinamente nos hemos ido diferenciando. La otra razón es que la evolución de las especies es tan gradual, que aún cuando hubiese un registro general de todos los simios y los humanos sería imposible saber cual fue el último simio y cual el primer humano. La idea religiosa de Adán y Eva, no es mas que un mito. Hay que considerar además, que el registro completo de los seres vivos (todos los simios y todos los humanos),no existe por evidentes razones y por ultimo hemos de tener en cuenta que como en el caso de un árbol, algunas de las ramas de la evolución biológica se han extinguido y no han seguido por ello su transformación. La evolución no tiene por qué ir siguiendo una secuencia “lógica” y predeterminada. Tenemos un registro cada vez más completo de la evolución de la vida sobre La Tierra; pero no completo del todo.

En la Red hay abundantes figuras del árbol de la evolución de la vida en general y también, tomando una de sus ramas de la parte que más cercana es a nosotros. Adjunto una imagen de esta. (afanporsaber.es)

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte