Adiós a la última cabina telefónica cerrada de Bembibre que da paso a un contenedor solidario para la recogida de tapones

En la era de digital, de la mensajería instantánea y las vídeo llamadas, las cabinas telefónicas han dejado de cumplir su función convirtiéndose en un mero objeto decorativo. Probablemente, nadie las echará en falta hasta que van desapareciendo. Y esto empieza a ser una realidad.

Esta semana, el Ayuntamiento de Bembibre ha reemplazado la última cabina cerrada en la confluencia entre la avenida Villafranca y calle Eloy Reigada, un elemento que sólo acumulaba suciedad en el entorno y se encontraba en un estado notable de deterioro. Lo ha sustituido por un contenedor para la recogida de tapones que permitirá colaborar con iniciativas solidarias que, además de dar un segundo uso al plástico, permiten cubrir necesidades específicas de algunas personas o colectivos, siempre con un trasfondo social.

La cabina permanece en las dependencias del Ayuntamiento de Bembibre hasta que Telefónica proceda a recogerla.

En España ha dejado de ser obligatorio este año mantener en funcionamiento las cabinas telefónicas, por lo que es cuestión de tiempo que las tres que quedan vayan desapareciendo. Actualmente permanecen activas las cabinas abiertas de la plaza Mayor, la plaza Santa Bárbara y la de la calle Quevedo con avenida del Bierzo (frente al teatro).

La primera cabina telefónica en España se instaló en el año 1928 en Madrid. No hay constancia de cuándo se colocó el primer teléfono de uso público en Bembibre, una vía de comunicación que vivió su época dorada durante los años 80 y 90, pero que entró en declive en la década de los 2000 con la irrupción de las líneas móviles.

Contenedor solidario

El entorno cambia radicalmente, de una cabina marcada por el paso de los años, sin puertas y con una evidente falta de mantenimiento y atención, a un contenedor llamativo en forma de corazón, sinónimo de vida.

Ahora, la recogida de tapones puede realizarse en este lugar para contribuir con las iniciativas solidarias que cambien tapones por algún bien que permitan cubrir una necesidad esencial.

Desde la colocación, ya se ha vaciado dos veces, lo que pone en evidencia el interés de la población en depositar estos tapones.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

También podría interesarte