Izquierda Unida cuestiona la gestión de la residencia El Santo por su política laboral

La asamblea local de Izquierda Unida en Bembibre ha pedido responsabilidades por la gestión de la residencia de la tercera edad El Santo. En este sentido, el coordinador local, Joaquín Prieto, ha pedido la mediación del alcalde para revertir la situación que describen en el comunicado de prensa que reproducimos a continuación de forma literal:

Ante las quejas que a nuestra organización han llegado por parte de trabajadoras y ex trabajadoras de la residencia de mayores de El Santo de Bembibre, queremos poner de manifiesto lo que creemos una mala gestión de dicho centro.

Hemos esperado a que se adjudicase nuevamente el centro puesto que nosotros no hemos querido influir en esa adjudicación, nos da igual la empresa que lo gestione, lo que queremos es que a las trabajadoras se las trate con respeto, algo que creemos no está sucediendo, sino todo lo contrario.

Creemos que la dirección de este centro tiene a veces actuaciones despóticas sobre las trabajadoras, algunas se sienten amenazadas y coaccionadas, eso nadie lo puede rebatir, solo hay que ver los conflictos judiciales que han surgido sobre esta dirección y los que posiblemente vendrán.

La mala gestión de ORDENO y MANDO siempre termina con las trabajadoras en desánimo, un desánimo que no es con su trabajo, sino con la falta de gestores profesionales y con una dirección que al final lo que hace es hundir la buena reputación que esta residencia siempre ha tenido gracias a la profesionalidad de las trabajadoras.

Por parte de esta dirección se ha llegado a situaciones como intentar poner desde la dirección una sanción a una trabajadora siendo revocada por el juzgado, provocando en ella una I.T. por acoso, cesar a una trabajadora el mismo día que presenta una baja médica siendo revocada esta decisión por la dirección regional de CLECE en Valladolid, y volver a cesar a esta trabajadora ocultando las intenciones de cese, engañando, amenazando y acosando a la trabajadora, presionar a trabajadoras para que acudan a servir la comida en la fiesta del botillo de la residencia cuando ese extra se supone que es voluntario, ya que muchas de las trabajadoras tienen que acudir a ese servicio fuera de su turno de trabajo, sin ser recompensadas por ello, aparte de tener que hacer funciones más propias de un catering que las funciones de auxiliares y limpiadoras para las que han sido contratadas.

Se presiona a trabajadoras con llamadas cuando están en periodos de baja, situaciones en las que no se comunica con tiempo el cese en el puesto de trabajo, a veces no se da la documentación necesaria al finalizar el contrato, amenazas con que no volverán a encontrar trabajo en ninguna empresa del grupo CLECE, etc etc.

Todo eso que es de extrema negligencia y gravedad en cualquier empresa, tiene mayor relevancia si cabe, en un servicio social público, gestionado por una empresa como CLECE, que tiene entre sus normas de funcionamiento un “Código de Principios Éticos” que obliga y rige la actuación dentro de dicho grupo empresarial, tanto a trabajadores como a directivos, y que en el caso de la dirección de la residencia de El Santo se contravienen dichos principios éticos en gran parte de sus puntos. A mayores el grupo ACS al que pertenece CLECE, tiene un “Código General de Conducta” con las mismas premisas. Por lo cual dicha empresa, que gestiona diligentemente gran cantidad de servicios públicos en esta y otras provincias, debería tomar cartas en un asunto que también afecta a su imagen y credibilidad.

Por otra parte nos llama la atención que una residencia con unos 113 residentes, de los cuales unos 54 son válidos y unos 60 asistidos a veces queden solo 2 trabajadoras en prácticas por la noche.

Por todo esto y después de intentar todas las formas de negociación y viendo que ha sido adjudicada de nuevo a la misma empresa sólo nos queda pedir al alcalde de Bembibre que sea mediador en esta grave situación.

Recordemos que la residencia se hizo en gran parte con aportaciones de los vecinos del municipio y también de otras partes. La residencia aunque sea de gestión privada, es un servicio social municipal que afecta a un colectivo muy sensible de la población y sigue siendo de todos. 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte