Pajariel Bembibre: partido sublime y sorpresa superlativa ante La Seu

Quizá cuando nadie lo esperaba y a pesar de las bajas de Maddie Manning y Juca Vojinović por problemas con sus visados que les impidieron volver de sus países después del parón por los partidos de selecciones, el Embutidos Pajariel Bembibre, que seguramente lo había merecido antes, consiguió un triunfo monumental, el segundo de la temporada, ante Cadí La Seu, una de las escuadras más potentes de la Liga Femenina Endesa, por 69-61 y tras mostrar un nivel defensivo altísimo. En el partido número 100 de Vicky Llorente en competiciones de la Federación Española de Baloncesto (FEB) y el 150 de su entrenador, Pepe Vázquez, como primer técnico en las máximas competiciones nacionales de baloncesto femenino, las rojillas firmaron un partido que quedará en la memoria de sus aficionados.

Quizá porque las chicas se lo merecían después de tanto esfuerzo no recompensado y porque la afición berciana volvió a demostrar que sigue siendo una de las mejores de la Liga Femenina Endesa –y sigue queriendo disfrutar de la categoría–, el triunfo sabe mejor para un equipo bembibrense que se supo sobreponer a infinidad de adversidades –algunas quedarán para la intimidad del que escribe esta crónica– antes de afrontar una cita que al menos le permite observar con una sonrisa y seguramente más optimismo el tramo final de la primera vuelta. Una actuación coral, con cuatro jugadoras en doble dígito de anotación y dominando el rebote (38-34) ante un rival eminentemente físico, ratificó, aunque no se habían traducido en victorias en las dos últimas jornadas, las buenas sensaciones y el crecimiento que habían demostrado las de la villa del Boeza en las últimas jornadas.

Una primera parte para enmarcar abre el camino

Las del Bierzo Alto, de hecho, entraron muy concienciadas en el choque en los primeros minutos y se pusieron en ventaja (7-6) después de un triple de Llorente. Estaban inspiradas las rojillas y el segundo acierto desde los 6,75 de Heleen Nauwelaers confirmó el buen inicio de las locales, ratificado nuevamente con otro enceste lejano de la internacional argentina. Dos canastas de una Alejandra Quirante que acabó con 15 puntos sellaron una racha de 7 tantos sin respuesta de su rival que obligó al míster visitante, Bernat Canut, a parar el choque. Un triple descomunal sobre la bocina de la capitana del cuadro berciano puso el 24-17 al final del primer cuarto.

Se confirmó el gran comienzo en el segundo acto, llegando la ventaja al +10 después de dos canastas seguidas de una Brooke Salas que, a pesar de haber llegado a la capital del Bierzo Alto de madrugada desde Estados Unidos, lo bordó con un doble-doble de 15 tantos y 10 rebotes. Otro triple de la 7 de la escuadra bembibrense rompió la barrera psicológica de la decena y provocó una tímida reacción de las catalanas. Se volvió un poco loco el choque y varias acciones provocaron la reacción airada de la grada, aunque Salas estaba en estado de euforia y frenó la remontada ilerdense con otro triple que puso el 43-31 con el que se llegó al descanso en medio de la incredulidad de una afición que no se podía creer lo que estaba haciendo su equipo.

Reacción frustrada y la victoria queda en casa

Mejoró el cuadro pirenaico tras la reanudación con una Tinara Moore más determinante –acabó con 15 puntos y 10 capturas– que en los primeros 20 minutos, pero Nauwelaers anotó otro triple que calmó la respuesta catalana. Se sumó al festival una Ije Ajemba que acabó también con doble-doble y 12 puntos para mantener la renta local en una situación cómoda. Sin embargo, volvieron a apretar las urgelitanas y un triple de Yurena Díaz, que sumó 16 puntos, obligó a Pepe Vázquez a parar el partido. Otro enceste lejano, ahora de Jovana Nogic, certificó una racha 0-8 de las leridanas a la que respondieron las capitanas locales para evitar la remontada y poner el 56-48 con el que se llegó al último asalto.

Volvió la ventaja al doble dígito con una canasta sobre la bocina de una Inja Butina mucho más entonada –acabó con 10 puntos–que de costumbre, pero se sucedieron los errores y no pudieron ampliarla a pesar de que las visitantes tampoco eran capaces de hacer daño en el aro local. Un triple de la base croata del elenco local volvió a quebrar la barrera psicológica de la decena, pero las visitantes trataron de recuperar sus opciones tras una antideportiva sobre Moore. Pese al evidente cansancio por la escasa rotación, apenas vio amenazado el triunfo el cuadro rojillo, que acabó venciendo por 69-61 después de que Ajemba, que acabó con 15 rebotes, capturara varios rechaces fundamentales.

La ficha del partido:

Embutidos Pajariel Bembibre, 69 (24+19+13+13): Inja Butina (10), Vicky Llorente (8), Alejandra Quirante (15), Heleen Nauwelaers (9), Ije Ajemba (12) –cinco inicial-; Brooke Salas (15) e Itsaso Conde (-).

Entrenador: Pepe Vázquez.

Cadí La Seu d’Urgell, 61 (17+14+17+13): Tinara Moore (15), Yurena Díaz (16), Ariadna Pujol (6), Elin Gustavsson (2), Georgina Bahí (3), Sidney Wiese (-) –cinco inicial-; Irati Etxarri (6), Laura Peña (3), Lucila Pascua (2) y Jovana Nogic (8).

Entrenador: Bernat Canut.

Árbitros: Juan Manuel Uruñuela Uruñuela, Eric Carrera Rosdevall y Víctor Rafael González Banderas.

Incidencias: Partido correspondiente a la 9ª jornada de la Liga Femenina Endesa de baloncesto celebrado en el polideportivo Bembibre Arena de Bembibre (León). Los equipos posaron con una pancarta de la campaña contra la violencia de género de la Federación de Baloncesto de Castilla y León (FBCyL).

Dpto. de Comunicación CB Bembibre
Fotos: Mila Fotografía

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte