A CIENCIA CIERTA / Calculando la velocidad de la Luna en la escuela del pueblo

Creo que ya en alguna ocasión anterior he escrito que la enseñanza de las escuelas de los pueblos más diminutos de España en los años 60 del siglo pasado y también en la época de la II República, era mejor que la actual. Al decir mejor quiero puntualizar o matizar que los contenidos de aquellos libros llamados enciclopedias ( que contenían un montón de asignaturas diferentes en un solo libro), mostraban unos conocimientos que son de altísimo nivel habida cuenta que se impartían en los centros de enseñanza más elementales. Este altísimo nivel también se impartía ya en tiempos de la II República por lo que yo conozco. Trataré de poner un ejemplo, consistente en calcular la velocidad de la Luna a partir de los datos que se muestran en la Enciclopedia “Alvarez” de segundo grado (época franquista) y también en la Enciclopedia de grado medio de José Dalmau Carles (II República).

La enciclopedia precitada de la etapa franquista esta destinada a estudiantes de entre 8 y 10 años. La de grado medio de Dalmau Carles y como es un poco más voluminosa, quizá sea equivalente a la de tercer grado de la enseñanza franquista es decir para estudiantes de hasta 12 años. Pues bien vamos con el cálculo a partir de los datos de esas enciclopedias.

En la página 298 y siguiente de la enciclopedia franquista se dice que la Luna dista de nosotros 385.000 km. y que es 50 veces menor que la Tierra. Asimismo se dice que tiene un movimiento de traslación en torno a la Tierra y otros de rotación sobre si misma y que en ambos se emplea el mismo tiempo en concreto 29 días y medio e incluso se puntualiza que el hecho de que la duración de ambos coincida es la causa de que siempre veamos la misma cara de la Luna y nunca la opuesta.

Pues bien a partir de estos datos y unos cálculos muy simples veamos que obtenemos. Si nos vamos a la página 243 de este libro se nos dice cual es la longitud de una circunferencia. Es bien sabido que la órbita de la Luna en torno a la Tierra, no es una circunferencia perfecta, pero a muchos efectos prácticos y como una primera aproximación podemos despreciar este detalle y máxime en la escuela del pueblo.

Si la distancia a la Luna son 385.000 km. esto supone que (2 por “pi” y por la distancia) en una vuelta de esta en torno a la Tierra se recorren 2.419.026 km. El tiempo son 29,5 días luego cada día se recorren 82.001 km. en una hora 3.417 km. en un minuto 56,94 km y en un segundo 0,949 km. es decir 949 metros por segundo. Es decir a efectos prácticos una velocidad de mil metros (un kilómetro) por segundo. Este es un dato que figura en muchos libros de divulgación científica elemental, como aceptable a muchos efectos (“Nueva guía de la ciencia” de I. Asimov por ejemplo). En publicaciones especializadas como por ejemplo el Anuario del Observatorio Astronómico Nacional de Madrid,(OAN) se señala que la velocidad orbital media de la Luna en su giro en torno a la Tierra es de 1,023 km. por segundo. Luego el cálculo hecho en base a los datos de esas enciclopedias del pueblo es correctísimo. “Para un pueblo vale” , creo recordar que decía un buen amigo, compañero de trabajo y en buena medida mi maestro en cálculos matemáticos, llamado Rogelio Cerdeira Crespo, al comentar resultados de algunos cálculos y medidas.

Ahora bien ya entrados en materia cabría elevar un poco el nivel y comprobar si con los datos de esas enciclopedias elementales, se podría saber el tamaño (radio ) de la Luna. Pues resulta que si se puede saber. En la página 264 de la enciclopedia de Dalmau Carles se dice que el diámetro de la Luna es de 3.480 km. Es decir su radio será la mitad es decir 1740 km. El Anuario precitado (OAN) indica que son 1737,42 km. luego “para un pueblo vale”. Es más en la página 238 de la enciclopedia de la II República se explica la fórmula para hallar el volumen de una esfera. Son cuatro tercios de “pi” por el radio al cubo, es decir 4 multiplicado por el número “pi” y por el radio elevado al cubo y a continuación dividiendo todo por 3. Ello permitía recomprobar, por otro camino, si el dato del radio lunar es aceptable.

En efecto con una calculadora de bolsillo es muy fácil calcular cual ha de ser el radio de la Luna, sabiendo cual es el radio o el diámetro de la Tierra. En la página 298 de la enciclopedia Alvarez, se nos dice que la medida del diámetro es de 12.700 km. Luego el radio será 6350 km. Esto quiere decir que 6350 elevado al cubo y dividido entre 50 nos ha de dar el radio al cubo de la Luna. Con la calculadora es sencillo demostrar, que el radio de la Luna al cubo y dividido entre 50 son 5 120 957 500 km. La raíz cúbica de esta cantidad ha de ser pues el radio lunar. Si hacemos ( con calculadora) la operación obtenemos la cifra de 1.723, 6 km. En definitiva una cifra muy razonablemente aceptable “ para un cálculo de escuela del pueblo”.

Hay que tener en cuenta no obstante que en los años 60 no existían ( por lo que yo recuerdo), las modernas calculadoras de bolsillo . Por ello eso de elevar al cubo cantidades o hallar la raíz cúbica de una cifra, era una tarea engorrosa, pero ¡esto también se explicaba en la escuela del pueblo¡. En la página 158 y siguientes (enciclopedia de la II República), se mostraba como hacerlo digamos a la antigua usanza. Es asombroso. También se explicaba lo que son las potencias de los números. Ciertamente al no existir en aquella época calculadoras, las operaciones (elevar al cubo y/o obtener la raíz cúbica de una cantidad), eran tareas como he dicho que resultaban engorrosas…pero no imposibles. Habría seguramente reglas de cálculo o tablas que podrían facilitar la labor. Tablas y reglas de cálculo que en todo caso yo no llegué a utilizar pues ya me tocó la época de las calculadoras.

Lo importante y lo esencial de todo esto es que aquellos eran unos conocimientos, en mi opinión excepcionales y asombrosos. Estoy prácticamente seguro, de que en los campus universitarios de numerosas universidades españolas, el porcentaje de alumnos y alumnas que no tienen la menor idea de como calcular la velocidad de traslación de la Luna y la longitud de su radio ha de ser altísimo. Si por ventura alguna persona con título universitario lee este artículo, agradecería que me diese su opinión.

OTRAS CONSIDERACIONES

He tenido en cuenta ambas enciclopedias, para dejar bien claro que no pretendo-en este artículo- analizar el grado de adoctrinamiento o no adoctrinamiento que se colaba en las escuelas de los pueblos. Este es otro asunto que también se podría y se debería analizar. Es más yo también lo he analizado hace años, pero ahora he preferido céntrame más en el nivel de conocimientos de índole racional y científica de las escuelas de antaño. La ciencia no tiene ideología política. Me parece no obstante que al hablar de la escuela de hace décadas, al personal le gusta mucho centrase en las cuestiones políticas, pero no en el nivel científico de la enseñanza de entonces.

Además quiero recordar que en los años 60 y en anteriores décadas los niños y niñas (sin distinción alguna), debían colaborar en los pueblos en diversas tareas agrícolas y ganaderas para ayudar a la familia y que también tenían deberes escolares fuera de las horas de clase. En definitiva había que estudiar y trabajar. Actualmente lo de trabajar está super prohibido y lo estudiar …se hace me parece con escaso interés. No se fomenta como antaño, la sana competitividad por ser el mejor de la clase (como se hace con el deporte por ejemplo) y se valora más al más chulo o listillo de la clase que al más aplicado. En una palabra, que el dinero invertido en la enseñanza, en buena medida es dinero perdido…en las actuales circunstancias.

Nunca he sido profesor y por ello el ambiente que actualmente reina en las aulas, sólo lo conozco por los rumores que me llegan, pero estos me hacen sospechar que desde los años 60 hasta hoy hemos retrocedido considerablemente. Es mi opinión o mi apreciación personal y supongo que este es un tema muy polémico y discutible. Quizá es que la sociedad actual se está volviendo mediocre.

Rogelio Meléndez Tercero

 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

También podría interesarte