A CIENCIA CIERTA / Evolución biológica y los virus

Las ideas que La Ciencia maneja sobre lo que llamamos evolución de las especies indican que con el paso del tiempo, mucho tiempo (millones de años) se va produciendo una trasformación gradual en las especies vivas, de forma que a partir de muy leves cambios, una especie dada se va transformando en otra diferente. El nivel de diferencia es proporcional al tiempo. A mayor tiempo mayor diferencia, hasta el punto de que la especie origen puede ser a simple vista completamente diferente de otra, como resultado de la transformación de la primera. Me estoy refiriendo a las especies vivas que nos resultan mas conocidas.

Existe una abundante bibliografía que explica por qué con el paso el tiempo; mucho tiempo, se producen estas transformaciones y porqué cambios graduales debidos a la casualidad dan lugar a la aparición de especies vivas que parecen (sólo parecen); haber sido diseñadas a propósito por alguien. No hay constancia o si se quiere, no es preciso recurrir a la existencia de alguien que haya querido diseñar el Mundo tal y como lo conocemos.

En un libro que miré un poco por encima para escribir este artículo se explicaba muy bien el proceso; poniendo como ejemplo la fotocopia de una fotocopia muchísimas veces. Se puede hacer la prueba. Cada imagen es una copia prácticamente exacta de la anterior, pero por los más diversos motivos (siempre casuales) a lo largo del proceso se suelen producir insignificantes cambios (un pelo por ejemplo que se pega al papel) que se van transmitiendo y acumulando. Esos insignificantes cambios a lo largo de muchísimas copias de copias, pueden dar lugar a una imagen final muy diferente de la original. Los seres vivos son copias de sus progenitores; pero en el proceso de copiado se producen insignificantes cambios que en tiempos muy dilatados (millones de años); se hacen muy evidentes.

Cabría añadir que como consecuencia de esos cambios algunos seres vivos se adaptan mejor que otros al entorno en el que les toca vivir y por ello sobreviven con mas facilidad que el resto. Los que sobreviven transmiten a sus descendientes esos cambios que les permitieron sobrevivir y el resultado final es una adaptación al medio, que parece haberse hecho de modo intencionado o inteligente, cuando en realidad no es así.

De este modo a partir de una especie surgen otras varias por ese mecanismo de lenta transformación. Esas transformaciones tienen la característica de que sirven para adaptar a las especies vivas al entorno. Si los cambios (casuales) no sirviesen para ello, se produciría la extinción de la especie en cuestión. De este modo al igual que a partir del tronco de un árbol surgen diversas ramas, a partir de una especie concreta surgen otras varias que tendrán algunas características comunes y otras que no. Cualquier estudiante de secundaria ha visto numerosas veces esos esquemas que muestran como el conjunto de las especies vivas tanto presentes como ya extinguidas están interrelacionadas, como las ramas de un árbol. La evolución de las especies parece haberse producido a golpe de pura y simple casualidad. Recordemos por ejemplo lo que les sucedió a los dinosaurios.

Los humanos somos pues una especie más de simios (que a su vez forman parte del conjunto de los mamíferos), que por casualidad y sólo por lo que parece casualidad, hemos adquirido un nivel de inteligencia superior al resto de las especies animales. De este modo y como decía el maestro de la escuela elemental de niños de Castropodame, D. Felipe Sánchez Castro (donde yo aprendí a leer y escribir), las personas somos “animales racionales”. Creo que pocas veces he oído una definición tan exacta de lo que realmente somos las personas.

EL FACTOR TIEMPO

Ahora bien en todo este proceso hay un factor muy importante que es el tiempo. Los animales y plantas que nos son mas familiares viven en general muchos años y el relevo generacional requiere un tiempo de varios años. Para que las transformaciones que explican las ideas de Darwin se hagan evidentes se necesitan períodos de tiempo muy dilatados en comparación con la vida humana. En general millones de años.

Ahora bien si los seres vivos precitados se reprodujesen en muy breve tiempo, en unos minutos por ejemplo este proceso de adaptación se aceleraría enormemente. Pues esto es justamente lo que ocurre con los virus y otros microrganismos que se reproducen muy rápidamente. Al hacerlo así se adaptan rápidamente a nuevas condiciones que en principio son adversas para ellos, como por ejemplo los tratamiento médicos. Por ello aunque la medicina halle remedios para eliminar los virus perjudiciales para los humanos, al final resulta que esos virus mutan o se transforman en otros que son diferentes y los tratamiento en principio eficaces dejan de serlo.

La evolución biológica afecta también a los virus y otros microrganismos que son perjudiciales para los humanos. Creo que todo esto viene muy bien exponerlo en una situación como la que por desgracia estamos viviendo en el Mundo.

Rogelio Meléndez Tercero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte