Los Reinos y señoríos de España

En más de una ocasión he sostenido (y sostengo); que la Historia puede y debe ser analizada con criterios racionales y científicos y esto me da pie para escribir también de Historia en esta sección sobre divulgación científica. Se acerca el verano y suben las temperaturas, no sólo las de la meteorología, también las de la política y a cuenta como ya viene siendo habitual del llamado pulso independentista, cuya finalidad, en mi opinión es la desintegración de España. Desde hace muchas décadas, me he dedicado a la investigación de la historia local de mi pueblo y los del entorno y en esta labor sigo. Es así como de vez en cuando me encuentro con retazos del pasado que vienen como “anillo al dedo” en este debate que trae en vilo a España.

En uno de los muchos documentos (un voluminoso legajo mas bien) que hace pocos meses cayeron en mis manos y que estoy analizando con detalle, hay algo de esto. En el mismo el Sr. Juez Ordinario de la entonces Villa de Castropodame (era el año 1.761) hace un ruego a los “gobernadores, intendentes, corregidores, jueces y justicias de estos Reinos y señoríos de España”, para que colaboren con él en la búsqueda y captura de un prófugo de la cárcel de Castropodame. Este simple juez ordinario de un diminuto pueblo; (D. José Manuel Fajardo Bustamante); tenía bien claro que España era diversa; pero era UNA. El Rey de España era entonces Carlos III. El detalle que quiero destacar es que no habla de España a secas si no de los “reinos y señoríos” de España. Una España que era una potencia de primer orden en el Mundo y que tenía un inmenso Imperio Colonial. Por esto en las monedas aparecía la inscripción de Rey de España y de Las Indias. Además, en este legajo hay otro documento interesante. Se trata de una real provisión (orden del Rey de España) en la que tampoco se habla del Rey de España a secas si no de los reinos de Castilla, de León, de Aragón de Galicia y de otras muchas tierras mas,………. entre las que curiosamente no figuran ni los reinos de Cataluña, ni de Euskadi, las que algunos llaman “Naciones Históricas”. Si se alude al Señorío de Vizcaya, eso si que pertenecía asimismo al Rey de España; por el que sentía una gran veneración como representante de la Nación que difícilmente encaja con lo que ocurrió por ejemplo el sábado, cuando ante El Rey muchos silbaron el Himno de España como se silva a un perro. Por tanto eso de que en España no hay libertad de expresión, me parece una evidente exageración.

Documentos como estos abundan “a patadas” en archivos y bibliotecas del mundo entero, como sin duda sabrán los historiadores. Es mas no tengo a mano, pero si recuerdo perfectamente, unos apuntes que tomé hace ya meses del Archivo Histórico Provincial de León que corresponden a los años de la Guerra de Sucesión Española y que los independentistas al parecer pretenden rebautizar (¡¡ 300 año después¡¡); como “Guerra de Secesión” o “Guerra de Independencia de Cataluña”. En ellos hallé datos muy significativos pues se aludía al Reino de Castilla y creo que también al de León y al de Galicia; así como al Principado de Asturias y al Principado, (que no reino) de Cataluña. En definitiva que aunque aún hoy día los independentistas dicen que no se les reconocen sus peculiaridades; esto no es totalmente cierto. Siempre se han reconocido, aunque eso si sin que esto implicase poner en duda la unidad de España.

Pero es que aún hay mas. En la Red localicé un magnífico trabajo de rigurosa investigación histórica realizado por José Manuel Martínez Solares (análisis sismológico) y Fernando Rodríguez de la Torre (investigación de archivos); referente al célebre Terremoto de Lisboa del año 1755. Se publicó en el año 2.001 en el nº 19 (monografías) del Boletín del Instituto Geográfico Nacional y se titula: “Los efectos en España del terremoto de Lisboa”. En el mismo hay una amplísima relación de documentos de la época procedentes de todas partes de España y redactados todos ellos en español. Cabría esperar que al menos los de las “Naciones Históricas”, estuviesen redactados en sus respectivas lenguas, pero no es así.

Hay una enorme cantidad de documentos que señalan de modo insistente que eso de las “Naciones Históricas” que forman España (con opción por tanto a separarse),es un invento moderno y muestran a las claras que sólo si consideramos que la Historia de España, comienza durante la II República, es decir “hace dos días”; tiene sentido hablar de “Naciones Históricas” dentro de España. Todo esto conviene tenerlo en cuenta en el debate promovido por algunas fuerzas políticas y me parece que no se tiene en cuenta o no al menos lo suficiente. Se da la circunstancia además de que dos de los símbolos principales de España, su bandera y su himno nacieron en el siglo XVIII; es decir en el mismo al que corresponden los documentos precitados. Eso de identificar esos símbolos con Franco; es una manipulación de la historia. En cuanto a la existencia de naciones dentro de la Nación Española, esto no es nada mas que un sentimiento; (de algunos), pero no una realidad histórica, ni jurídica, ni política.

LA ENCRUCIJADA

En el debate suscitado en España a causa de los independentistas de los 4 grandes partidos del Parlamento Español (PP-PSOE-Podemos y Ciudadanos); el que se halla en una verdadera encrucijada es el PSOE; curiosamente el único que lleva en sus siglas la E de España. Ironías del destino. Los otros tres mantienen posiciones bien claras, aunque no coincidentes; unas en contra de la desintegración de España y en el caso de Podemos a favor o al menos a favor de que se intente. El PSOE a causa de este debate ya ha visto como en su seno han aparecido grietas que se intentan cerrar; pero que ya veremos si se logra.

Hay que señalar que la idea del Sr. Sánchez de un estado federal e incluso de una “nación de naciones” y visto lo de los “Reinos y señoríos” que decía el juez ordinario de Castropodame en el año 1.761; no es algo en principio muy descabellado. Desde antiguo se han reconocido las diferencias entre las diversas tierras de España y en la actualidad hay estados federales (Alemania y Estados Unidos entre otros) en los que se advierte el menor riesgo de desintegración. Todo lo contrario. La ostentación y exhibición de sus símbolos de unidad, es a veces apabullante en comparación con lo que ocurre en España; que sin embargo según algunos es un país demasiado centralista, aunque ciertamente yo pienso que las diferencias entre las diversas tierras de España, están muy bien reconocidas.

Así las cosas lo que el Sr. Sánchez debe aclarar es que diferencias hay entre un estado federal y el que ahora tenemos. También debe aclarar, porque piensa que así se frenarán los afanes de los independentistas. Yo tengo la impresión de que estos desde que murió el general Franco; se han estado dedicando a trabajar afanosamente en la creación artificial de lo que llaman sus países, intentando por todos medios poner de manifiesto las diferencias con el resto de España y todo con el fin (ahora ya evidente) de lograr la desintegración de lo que durante muchos siglos ha sido España. El Sr. Sánchez, (como hace años el Sr. Zapatero y sin duda con la mejor voluntad del mundo), confía en que sus ideas sobre la organización territorial de España servirán para solucionar el problema; pero……el tiempo será testigo. Yo soy pesimista. Si aún con la Constitución actual y su artículo 2; estamos viendo como una parte de España está a punto de irse, ¿que ocurrirá si hablamos de nación de naciones? Me parece que esa nación de naciones que propugna el Sr. Pedro Sánchez; no es mas que una copia de la Comunidad de Estados Independientes, formada para que la extinta Unión Soviética, se desintegrase sin hacer mucho ruido. Traducido al español: una forma de decir que hay que disolver España; pero sin que se note.

Lo que si está claro es que en este envite separatista el PSOE se juega mucho, yo diría que su propia existencia como partido unido. ¿Qué sentido tendría la E de España, una vez desintegrada esta?. Así pues, el reelegido secretario general del PSOE, tendrá que hilar muy fino para evitar la desintegración de su partido y la desintegración de España. Se da además la circunstancia de que mientras que el concurso de Podemos o de Ciudadanos, no resulta decisivo para solucionar este problema el del PSOE, si. Así pues yo pienso que hay que elegir entre contentar a los independentistas o contentar al resto de los españoles.

Para tomar las difíciles decisiones no estaría de mas que se tuviesen en cuenta esos viejos papeles como los que se escribieron en mi pueblo hace más de 250 años. Como ilustración adjunto pues una imagen de Carlos III sacada de la Red y la parte de ese documento (procede de la Real Chancillería de Valladolid), alusivo a los problemas de Castropodame donde se habla de los “Reinos y señoríos de España”. A ver si ahora va a resultar que un sencillo juez ordinario de mi pueblo del siglo XVIII, cuyos conocimientos de derecho, geografía y política debían ser ridículos en comparación con los del Sr. Pablo Iglesias , por ejemplo; le va a tener que dar lecciones a todo este flamante profesor y parlamentario.

Rogelio Meléndez Tercero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte