La estrella de Belén y otras ‘estrellas’

La Navidad tiene unas raíces claramente religiosas, pero con el paso de los siglos hay otros aspectos de la vida (el comercial por ejemplo); que se han subido al carro navideño. También la Ciencia y al parecer desde hace siglos se ha ocupado de ciertos aspectos de la Navidad y es por esta senda por donde yo lógicamente debo transitar en estos artículos que regularmente escribo en “Bembibre Digital”.

Se da la circunstancia de que ya hace bastantes años (diciembre de 1994),justamente cuando yo iniciaba mi andadura como escritor asiduo de artículos de divulgación científica (elemental eso si) escribí, en el desaparecido semanario “Bierzo 7” un artículo, sobre este tema haciendo alusión entre otros detalles a la mítica Estrella de Belén. Han pasado los años y he seguido leyendo (y estudiando) informaciones al respecto pero nada nuevo puedo ofrecer. Se han realizado concienzudos estudios a cargo por ejemplo del profesor, investigador y astrónomo profesional Mark Kidger (Instituto de Astrofísica de Canarias) que incluso publicó hace ya algunos años un libro sobre el tema; pero el enigma sigue ahí. Todo apunta a que como en otros relatos bíblicos, junto a un posible fondo de verdad haya mucho de leyenda y que discernir lo que fue realmente cierto de lo inventado es prácticamente imposible al menos hoy día.

No tengo ahora a mano un artículo del citado Mark Kidger, en el que escribe con cierta extensión sobre el asunto, pero según lo que recuerdo del mismo; la estrella de Belén que sirvió de guía a los Reyes Magos quizá jamás existió y no es mas que un adorno u ocurrencia del autor del Evangelio. Puede ser cierto no obstante que lo que se viera hace ahora poco mas de 2.000 años en los cielos de Israel fuese algo que a simple vista parecía en efecto una estrella singular o incluso que lo fuese. Las estrellas a lo largo del tiempo (muchísimos miles de años) cambian de aspecto y en esa andadura a veces ocurre que adquieren de pronto, en pocos días un brillo muy superior al normal lo que provoca que llamen poderosamente la atención. Un fenómeno de este tipo, quizá, sólo quizá pudo ser el origen de la historia de la Estrella de Belén. Puede que en realidad se diese una coincidencia en el tiempo de varios fenómenos astronómicos distintos (conjunción de planetas y aumento espectacular del brillo de una estrella); que en la memoria de las gentes se registrasen como la hoy famosa Estrella de Belén o estrella que sirvió de guía a los Reyes Magos. El asunto es mas serio de lo que parece ya que puede ser una buena pista para saber ni mas ni menos ¡¡en que año realmente ( y no sólo oficialmente) estamos¡¡.Como ya expliqué en este mismo medio hace escasas semanas, no sabemos cuantos años exactos hace que nació Jesucristo y a pesar de ello este acontecimiento es TEORICAMENTE, el punto de partida para saber en que año vivimos. La cuestión tiene su gracia.

Las elucubraciones en torno a la célebre estrella son muchísimas. Creo recordar haber leído en alguna Biblia (en las notas explicativas);que era un meteorito milagrosamente enviado y guiado por Dios lo que desde el punto de vista de un creyente es perfectamente posible, (Dios todo lo puede) y me parece que algún pintor de hace siglos la identificó equivocadamente como el Cometa Halley, aunque las investigaciones mas recientes descartan al célebre cometa de la lista de candidatos a ser la célebre estrella.

Por lo que respecta a los meteoritos hay que señalar que en el año 2.013 en las televisiones del Mundo entero se pudieron ver imágenes de uno que cayó en Rusia y desde luego no pareció lo mas adecuado para servir de guía a unos viajeros. Cruzó lo cielos a velocidad de vértigo y punto.

En definitiva que nos hallamos ante un suceso que pese a ser tan ampliamente conocido; no está aclarado ni mucho menos, por tanto entiendo que no vale la pena seguir “mareando la perdiz”. Hay que seguir investigando y punto. Es posible que jamás lleguemos a saber que ocurrió realmente. En el cielo desde hace siglos han existido infinidad de luces. No todas son estrellas, ya que algunos planetas y a simple vista parecen estrellas como las demás. Hace algunas semanas (el 17 de este mes de diciembre por ejemplo);en El Bierzo poco después de anochecer se veía hacia el Poniente una “estrella” muy brillante y grande. Yo al observarla sospeché que en realidad debía ser el planeta Venus. Lo consulte con mis colegas de la Asociación Astronómica del Bierzo (ASASBI) y me confirmaron mis sospechas.

Los aficionados al estudio racional de los astros si conocen con facilidad cuando se trata de una estrella y cuando es un planeta; pero para el ciudadano corriente todas son luces más o menos brillantes y diminutas que están ahí “pegadas” en la “bóveda celeste”. Últimamente además aparecen muchas fuentes luminosas de origen humano, como los satélites o los aviones y en las navidades muchas mas bien conocidas por todos las cuales siguen teniendo como referencia o modelo la mítica Estrella de Belén. Por ejemplo esta “Estrella de Navidad” que desde hace unos 30 años adorna por estas fechas la torre de la iglesia de Castropodame y que sirve de ilustración al presente artículo.

Rogelio Meléndez Tercero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte