Latas, envoltorios, cajetillas de tabaco y hasta preservativos en el parque / Indignación por el incivismo de la población a pie de calle

El nivel de incivismo lejos de cesar parece que va en aumento, localizándose en puntos muy concretos que acumulan suciedad y restos de todo tipo. Da igual que haya una papelera a pocos metros, lo fácil, para estas personas, es arrojar las cáscaras al suelo, latas de refrescos, bolsas de snacks y hasta los preservativos después de la fiesta del sábado. Si todo esto es grave, más aún cuando se trata de un parque.

Ésta es la imagen habitual en muchos momentos y lugares de Bembibre y que incluso hay personas que tratan de normalizar. Poco importa que los servicios de limpieza dejen la zona limpia porque en muy poco tiempo volverá a estar igual o peor. Un problema que se agrava los fines de semana.

Este domingo un grupo de padres y madres han sido especialmente críticos con la situación. Porque si ya es preocupante esta falta de civismo de quienes arrojan todo al suelo sin pensar en los demás, más grave es que lo hagan en un parque y que entre esos elementos haya hasta preservativos en la zona del mini campo de fútbol.

Una situación de la que no es ajena el propio Ayuntamiento, conocedor de estos problemas a pie de calle. En este sentido, fuentes municipales aseguran que reciben comunicaciones vía email informando de la suciedad del parque pese a la reciente limpieza del mismo. Por ello, apelan al civismo de la población para que la imagen de Bembibre no sea la que se muestra en imágenes como ésta. Tal es así que lamentan que haya personas que consideran que «la culpa es del Ayuntamiento por no tener un trabajador las 24 horas allí».

El incivismo y la suciedad que supone para determinados puntos ha llegado a unos extremos que hasta la propia alcaldesa de Bembibre -que es habitual verla en actos de ocio y festivos ayudando en la recogida a última hora- también emplea algunos sábados para retirar del parque residuos que arrojan otras personas. O el alcalde pedáneo, reconocido montañero y amante de la naturaleza, que aprovecha algunos de sus paseos recorriendo varios puntos de Bembibre con sus paños y productos de limpieza para retirar pintadas de bancos así como recogiendo bolsas y residuos que se encuentra en su camino.

Y es que no sólo se trata del parque: las calles, con residuos, papeles o excrementos de los perros; o mascarillas, plásticos y enseres en pleno campo y naturaleza. La misma suerte que está corriendo La Corona, un lugar desde el que divisar el skyline de Bembibre al que en muy poco tiempo han llevado esa misma suciedad y que afea el entorno a quienes acuden a disfrutar del mismo.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

También podría interesarte