Courel interviene en el Senado para explicar la situación actual de El Bierzo, sus necesidades mas acucientes y pedir la implicación de las administraciones con responsabilidad de invertir

El presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel, intervino en el Senado como altavoz de miles de bercianas y bercianos que reclaman un futuro para su comarca. “Sólo reclamamos  justicia e igualdad”.

Courel dinunció la merma importante “en la cantidad y en la calidad de los servicios que recibimos y seguimos esperando, pero que no acaban de llegar”, y la bipolaridad entre una España que se moderniza y enriquece y otra España que se vacía y empobrece. Una España “de segunda” que sigue esperando por esos proyectos que nunca llegan, culpando a las sucesivas crisis, pero también “a la desidia de las administraciones que tienen la responsabilidad de invertir, y el dinero necesario para llevarlo a cabo”,

Recordó el tiempo, no muy lejano, en el que El Bierzo gozó de un gran progreso gracias a un potente sector industrial formado fundamentalmente por la siderurgia, la minería del carbón y otros sectores productivos y las centrales térmicas. Fue en esta comarca donde nació Endesa en 1944, y miles de hombres y de mujeres trabajaron duro para que Endesa llegase a ser la gran empresa que es hoy, por eso la sociedad berciana reclama a esta empresa que no se olvide de un territorio que tanto aportó a su crecimiento.

Ya no hay minas de carbón abiertas en El Bierzo y las centrales térmicas de Anllares y Compostilla II han apagado sus chimeneas para siempre, volvió a recordar Courel, poco queda del gran motor económico que fue la comarca, no sólo para León y el resto de la Comunidad Autónoma, sino también para el conjunto de España. La falta de alternativas que pudieran absorber toda la mano de obra sobrante, con el cierre de minas y centrales térmicas ha derivado en una sangrante pérdida de población. El presidente del Consejo Comarcal ofreció a los senadores “tan solo un par de datos para que sean conscientes de la gravedad de la situación”:

El 1 de enero de 2019 El Bierzo contaba con 122.394 habitantes. En ese mismo año – en 2019 – perdió 1.373 y desde 2009, la pérdida alcanza los 14.000 habitantes, más de un 10% de pérdida de población en poco más de una década. Y esta sangría de población no cesa porque, como ocurre en otros lugares, son muchos los jóvenes que tienen que marcharse ante la falta de oportunidades laborales. “En el año 2020 el paro se ha incrementado en nuestra comarca un 17,95%”.

El Bierzo, como otros tantos territorios de España, se resiste a morir. Disponemos de suelo industrial y ofrecemos, como principal aliciente, la calidad de vida de nuestra tierra. Tendríamos el viento a favor si no fuera por una amenaza que aniquila cualquier opción de progreso y desarrollo. “Me refiero fundamentalmente a la falta de infraestructuras ferroviarias y de carreteras, así como la lamentable situación de servicios fundamentales como, por ejemplo, la sanidad”.

En cuanto a comunicaciones, El Bierzo corre el serio peligro de acabar siendo una isla desconectada de la principal red ferroviaria del país. Nos rodean infraestructuras de Alta Velocidad, pero no tenemos ni siquiera una buena conexión con León, la capital de nuestra provincia. Por otro lado, los enlaces por carretera con algunos territorios, vitales para nuestro desarrollo, son pésimos porque los proyectos de mejora de infraestructuras existentes, o de nuevas infraestructuras, están paralizados o se ejecutan con una lentitud desesperante. Si no llegan pronto, no conseguiremos ser una comarca atractiva para las inversiones.

Urgente también es la mejora de las comunicaciones por tren. La falta de operatividad de la actual línea ferroviaria no sólo afecta a pasajeros, también perjudica seriamente el transporte de mercancías, vital para que El Bierzo sea un territorio atractivo para las empresas.

También es fundamental mejorar las telecomunicaciones en las zonas rurales. Disponemos de un activo importantísimo, que es un entorno especialmente bello y tranquilo para trabajar. El Bierzo es un lugar idóneo para el teletrabajo y para la implantación de empresas digitales. Si logramos mejorar las telecomunicaciones, podemos llegar a convertirnos en un polo de atracción para quienes desean alejarse de las grandes ciudades y vivir en un entorno rural o en una pequeña ciudad.

La agricultura y el turismo son algunas de las opciones de futuro de una comarca que no se rinde y que ha apostado fundamentalmente por un desarrollo sostenible basado en sus potencialidades. Nuestro sector agroalimentario no ha dejado de darnos alegrías. Con sus siete sellos de calidad: el vino, el botillo, la manzana reineta, la pera conferencia, el pimiento asado, la castaña y la cereza, la comarca es el territorio europeo con mayor número de distintivos de calidad por m2 de superficie.

Las minas de carbón tuvieron un principio y un fin, sin embargo nuestro sector agroalimentario crece, se profesionaliza y su futuro es prometedor, porque además, se trata de actividades económicas arraigadas en el territorio; aquí no existe deslocalización. Ahora nos fijamos como objetivo la industria transformadora, que pueda aprovechar nuestra materia prima, pero para que esas empresas sean rentables lo más importante es mejorar las comunicaciones por carretera y por tren. Desde hace años, el sector agrícola berciano viene reclamando a las administraciones competentes ayudas para modernizar los regadíos e instalar sistemas antihelada y antigranizo. Si conseguimos que esto ocurra y que El Bierzo modernice y amplíe sus conexiones ferroviarias y por carretera, estaremos ante un futuro próspero para el sector agroalimentario de la comarca.

En estos últimos años, El Bierzo ha empezado a creer en su potencial turístico. Somos una comarca privilegiada y un destino excepcional para disfrutar de la naturaleza, de la historia y de la gastronomía. El futuro de este sector es prometedor y es, por tanto, una de las apuestas de desarrollo para nuestra comarca.

No han sido pocas las ocasiones en las que la población berciana se ha manifestado a favor de lo que fueron sus sectores estratégicos, ha reclamado mejores infraestructuras, así como una sanidad pública y digna. Es lamentable que el Hospital El Bierzo no tenga los suficientes especialistas de oncología y que las personas que sufren cáncer tengan que desplazarse más de 100 kilómetros para recibir sus sesiones de radioterapia. Es inconcebible la falta de servicios sanitarios básicos de atención primaria, habitantes del medio rural muchos de ellos, para una población que ronda, entre El Bierzo y Laciana, los 150.000 habitantes.

Courel finalizó su intervención asegurando que “sólo llevando a cabo políticas reales que incidan en los sectores a desarrollar se podrá revertir la despoblación, la España vaciada, o en nuestro caso El Bierzo vaciado, León vaciado. Solo si la población tiene alternativas económicas en su zona podremos evitar que emigren. Sin actividad económica en los pueblos, en las zonas rurales, difícil es que los jóvenes permanezcan. Y si no tomamos cartas en el asunto, estaremos dejando pasar el tren del futuro de nuestra comarca, de nuestra provincia, por delante de nosotros sin poder cogerlo. Y les aseguro que me niego a resignarme”.

Por último, invitó a los senadores que no conozcan El Bierzo, a que vengan a visitarlo. “Les aseguro que no les vamos a defraudar”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte