Usuarios y administraciones locales estallan contra la gestión sanitaria que deja el centro de salud de Bembibre bajo mínimos y sin ofrecer una adecuada atención a los pacientes

La atención en el centro de salud de Bembibre y el cierre de los consultorios locales se ha convertido en el foco de las críticas de usuarios. Tiempos de espera elevados para ser atendidos por teléfono, locuciones automáticas que no entienden al usuario, y la escasez de personal sanitario están dando lugar a una oleada de quejas que han comenzado en los pueblos del Bierzo Alto y que ya han llegado a Bembibre.

La nueva normalidad no ha normalizado la sanidad en Bembibre. Nada más lejos de la realidad, ha dado paso a una deficiente gestión sanitaria en Bembibre que no ha sido capaz de optimizar recursos ni profesionales. La situación actual es caótica: personal de baja, jubilaciones sin cubrir, distribución de vacaciones y, los usuarios, sin una atención convenientemente.

Los principales damnificados han sido los vecinos del medio rural, cuyos consultorios ni han reabierto ni siquiera hay previsión de cuándo volverán a abrir sus puertas.

Los pacientes de estas localidades se ven obligados a desplazarse a Bembibre (en aquellos casos en los que el médico considere necesaria la atención presencial). Tanto en localidades próximas (como en Matachana, a escasos 2 kilómetros de Bembibre) como en aquellos lugares más alejados como es el caso de Tremor de Arriba, que cuenta con un Punto de Atención Continuada completamente paralizado.

La rebelión de los pueblos: de Tremor de Arriba a todo el Bierzo Alto

Primero fue Torre del Bierzo la localidad que denunció el malestar vecinal por la falta de médico y la dificultad para concertar cita previa

A diferencia de las quejas actuales, entonces no hubo movilización vecinal pero el alcalde remitió un escrito a la Consejería de Sanidad y a la Gerencia Sanitaria del Bierzo.

Pero en julio la situación no ha remitido ni mejorado, y  la pedanía de Tremor de Arriba inició en el Bierzo Alto la rebelión de los pueblos contra la sanidad, canalizando las quejas de los vecinos en una campaña de recogida de firmas para hacer llegar a la Gerencia de Asistencia Sanitaria (gerencia unificada de atención hospitalaria y atención primaria).

El alcalde pedáneo de esta localidad, Pascual García, explicó que en marzo justificaron el cierre para fortalecer la atención médica en Bembibre y en otros puntos, quitando la guardia de esta localidad (a 45 minutos en coche de Bembibre).

Ahora, los vecinos no tienen médico, sólo un profesional de enfermería que acude puntualmente, obligando a éstos a desplazarse a Bembibre para consultas presenciales.

Vecinos de Tremor de Arriba y, por extensión, de todo el municipio de Igüeña (que se beneficiaba de la atención en este PAC) se han volcado presentado la queja que se hará llegar directamente a la Consejería de Sanidad por la reducción de la frecuencia de la consulta médica, que ha pasado “de continua a ninguna o nula”, así como también por el establecimiento del sistema de cita previa que dificulta el acceso a la asistencia sanitaria debido al periodo de espera, la ausencia de información a los usuarios, por la falta de un buen servicio de consultas como consecuencia de la falta de servicios médicos.

La campaña de recogida de firmas siguió en Matachana y se extendió a otras poblaciones del municipio de Castropodame.

Y este jueves ha hecho lo propio Bembibre, que ha informado a la ciudadanía que tiene a disposición de aquellos formularios de reclamación por las quejas de prestación del servicio de asistencia sanitaria. Destacan que “la asistencia sanitaria es un derecho de todos y la Junta debe dotar de medios personales y materiales para que su prestación sea efectiva”.

Quejas de los ciudadanos y una situación límite en Bembibre

Pero la gestión sanitaria no se centra sólo en la supresión de consultas en los pueblos. Los usuarios del centro de salud de Bembibre se ven afectados por los problemas generales que van más allá de la supresión de consultorios.

Las quejas habituales de los usuarios son por las dificultades para contactar telefónicamente unido a la falta de atención sin cita previa. Es decir, el usuario que no puede contactar con el centro de salud no puede acudir a pedir cita a las puertas del centro de salud, donde le piden que lo siga intentando y que tenga paciencia.

Respuestas como éstas que irritan a los pacientes que, en algunos casos, según informaciones recabadas por estos mismos, han llegado a una veintena de llamadas de 10 minutos sin respuesta.  

Pero la situación en el centro de salud es mucho más precaria de lo que la gente puede ver: no hay personal, ni médicos ni enfermeros suficientes. Mientras desde Sanidad justificaron el refuerzo en Bembibre y otros pueblos para suprimir el PAC de Tremor de Arriba o los consultorios locales, la realidad en la capital del Bierzo Alto es todo lo contrario.

Bajas de profesionales sanitarios o jubilaciones de médicos que Sanidad sigue sin cubrir, con un factor a tener en cuenta: que se trata de un momento en que la atención médica es más necesaria que nunca. 

Supresión de la gerencia de atención primaria: un retroceso de 40 años

Hasta la pasada legislatura había en el Bierzo una gerencia específica para el hospital y una gerencia de atención primaria para los centros de salud, pero la Junta de Castilla y León decidió suprimirlas hace cuatro años unificándolas en una única gerencia de asistencia sanitaria.

Esta decisión provocó las críticas por las dudas respecto a su efectividad ya que supone perder la gestión específica y, en la práctica, un retroceso de 40 años cuando en la Conferencia Internacional celebrada en Alma-Ata (Kazajistán) en 1978 se expresó, en una declaración, la importancia de la atención primaria de salud como estrategia para alcanzar un mejor nivel de salud de los pueblos.

Precisamente, fue en ese momento cuando se separó la atención primaria de la atención especializada, creando las gerencias de atención primaria que buscaban una mejor gestión.

Un logro que la Junta arrojó por la borda en de un plumazo en 2016 justificando que se adaptaría a las necesidades de los pacientes, en lugar de que la atención a enfermos se quedara a expensas de funcionamiento interno de los departamentos.

Pero, en la práctica, la unificación de gerencias tiene que dar respuesta a necesidades específicas con un protocolo común, que no tiene por qué ser el mismo. Ahora mismo, la atención primaria es clave para controlar que no se disparen contagios y rebrotes.

Hoy por hoy, no se ha reforzado la atención primaria en el Bierzo. Todo lo contrario: la apuesta de la Junta ha sido mantener los consultorios cerrados y los centros de salud a medio rendimiento.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte