Desde las entrañas. Sobre la visita de Manuel Cuenya al Álvaro Yáñez

El pasado martes 11 de mayo de 2021, el escritor y profesor de escritura creativa Manuel Cuenya vino al I.E.S. Álvaro Yáñez para hablarnos de su último libro, Desde las Entrañas. Los alumnos de primero de bachillerato pudieron escuchar de su viva voz la lectura pausada y enfática de algunos fragmentos de su obra, así como su análisis de los mismos. Al final hubo también un pequeño debate a propósito de la réplica de un alumno al que Manuel pidió opinión por su cara risueña, apreciable tras la mascarilla.

Conozco a Manuel desde la edad que tienen ahora mis alumnos de bachillerato y sé que es un viajero incansable, como lo demuestran sus libros Viajes sin Mapa o Mapas Afectivos. Pero esta vez el viaje ha sido a su interior, a sus entrañas, como él dice. Eso que los espiritualistas llaman “alma”. La pandemia que aún nos azota le pilló en su Noceda del Bierzo natal o como él llama su “matria”, su útero de Gistredo. O tal vez buscó refugio allí para estar más en contacto con la naturaleza agreste de nuestro Bierzo Alto. Pero Manuel nos habla más de su interior, del mundo que nos rodea y nos afecta ahí, a las entrañas. En forma de diario nos cuenta sus reflexiones los meses marzo a octubre de 2020, en los que el mundo se detuvo porque la muerte, ángel terrible, no el amor como nos decía Luis Cernuda, nos segó más vidas de lo acostumbrado. Más de las que podíamos soportar, si acaso alguna muerte es asumible.

Manuel Cuenya hurga en sus entrañas para hablarnos de sus vivencias, de sus viajes, de los muchos libros que ha devorado, de las películas que ha visionado, pues él es también muy cinéfilo. Lo hace para contarnos cómo vivió esos duros meses de estado de alarma, lo que pasó por su cabeza, cómo ve el mundo. Nos habló de la fugacidad de la vida, de la pérdida de nuestra intimidad, de la poca ternura que nos queda. También citó a algunos filósofos, como Aristóteles o Nietzsche, porque la historia es un eterno retorno, un ciclo que se repite. Él lo expresa de la siguiente manera: “La sífilis en el siglo XIX, el Sida en el XX y el coronavirus en el XXI”. Y nos habló de la Peste de Albert Camus, esa gran novela cuyos protagonistas también viven una epidemia en la perimetrada ciudad de Orán (Argelia).

Mis alumnos escucharon a Manuel con atención y a pesar del realismo de la obra y de nuestro tiempo, rieron por momentos. Creo que todos disfrutamos con Manuel. Por eso queremos que vuelva a nuestro centro. Y por lo que me ha dicho Manuel, este deseo es recíproco.

Para acabar quiero citar la última frase del libro, que es un rayo de esperanza al final de este túnel:

“Después de la tempestad, esperemos que llegue la calma, si aún seguimos en la senda, para dar fe del cuento. Con un final feliz, por favor.”

Mario Llamazares Torrao
Profesor de Filosofía del I.E.S. Álvaro Yáñez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte