A CIENCIA CIERTA / La sabiduría popular: el cuartal y el almud

Ahora el verano es sinónimo de vacaciones, playa, viajes u otras ocupaciones similares, incluso en los pueblos. Sin embargo hace algunas décadas esto no era así. Entonces el verano era sinónimo de faenas agrícolas a destajo. El verano al menos en El Bierzo, se iniciaba con la siega de la hierba y su recogida. Se continuaba con la siega (con la hoz) del cereal y su acumulación en “morenas”, su transporte (acarreo) a la era donde había que realizar numerosas labores bajo un calor afixiante a menudo, todo ello combinado con la necesidad de regar las hortalizas (a menudo por la noche) y como fin “de las vacaciones” venía la vendimia y la recogida de las castañas. Si había que llenar algún hueco, siempre había algo que hacer y si no pues a ir de pastor de las vacas.

Los estudiantes de entonces dejábamos los libros y los cambiábamos por los utensilios de la labranza. Ahora todo es diferente y por ello las juntas vecinales, ayuntamientos y asociaciones culturales se esfuerzan por buscar entretenimiento para la multitud de niños y niñas (y no tan niños) que inundan los pueblos en el verano y que a veces no saben como pasar el tiempo. La mudanza de los tiempos es cada vez más acelerada y por ello corremos el riesgo de que ideas y conceptos que durante siglos fueron compañeros inseparables de nuestros antepasados hoy se pierdan totalmente. El cuartal es uno de estos. Todas las personas mayores de 50 ó 60 años saben perfectamente lo que es pero quizá los mas jóvenes no. Pues bien del cuartal hablaremos.

CAPACIDAD Y SUPERFICIE

El cuartal es una antigua medida tanto de capacidad como de superficie. Creo que en muchas de las casas de nuestros pueblos y al menos en El Bierzo, se conserva más o menos arrinconado y olvidado un utensilio (adjunto foto aunque pienso que es perfectamente conocido aún por muchos lectores); que se denomina así: cuartal. El volumen de trigo, centeno, castañas o garbanzos por ejemplo que cabe dentro de un cuartal es un cuartal de ese producto. Lógicamente el peso puede variar (un cuartal de centeno suele pesar según tengo entendido unos10,5 Kg. pero si es de castañas pueden ser 15 Kg.). Lo que yo he hecho es determinar el volumen de un cuartal que aún se halla en casa de mis padres, arrinconado y olvidado como tantos otros utensilios de los tiempos en que la labranza aún tenía mucha pujanza. Hace años hice una medición y hace no tanto otra. Hallando la media de ambas llego a la conclusión de que un cuartal lleno de agua contiene 13,6 litros de agua, es decir 13.600 centímetros cúbicos.

Antiguamente se usaban diversas medidas de capacidad que desaparecieron al menos de modo oficial en el siglo XIX, cuando se implantó el Sistema Métrico Decimal. Pero en el siglo XIX, la cultura en los pueblos no era mucha y por costumbre hasta prácticamente la actualidad se siguen utilizando las viejas medidas como el cuartal de grano, el cántaro de vino o el cuartal de superficie.

Hace siglos el número de personas que ni siquiera sabían firmar en los pueblos era altísimo y por ello buscar alguien que supiese multiplicar no debía ser tarea fácil. Por ello cuando había que medir superficies aunque fuese una superficie cuadrada se hallaban con un serio problema. Había que multiplicar lado por lado o largo por ancho si se quiere. Un modo de hallar una superficie podría ser llevar al campo una especie de cuadro grande y ver cuántas veces cabía en una finca. Es como si queremos saber los baldosines que caben en un suelo que un albañil pretende pavimentar. Es un método tan engorroso y de difícil aplicación que ni siquiera por lo que parece se les paso por la imaginación. Lo que en la práctica utilizaban era algo más sencillo. La superficie de una finca la calculaban en base por ejemplo al número de cuartales de centeno que eran necesarios para sembrarla. Es evidente que era una forma muy poco exacta de medir los terreno pero valía para “salir del paso”. Así no era preciso hacer ningún tipo de operación matemáticas y de este modo el cuartal se usaba como medida de superficie; aunque en principio era una medida de capacidad.

El cuartal como medida de superficie se empleaba sobre todo en terrenos destinados al cultivo del lino (hoy ya nadie recuera esos tiempos) y los cereales. Para el caso de las viñas se utilizaba como medida de superficie el jornal que era la extensión que de terreno que un hombre podía cavar en una jornada y para el caso de los prados la cantidad de carros que daba. Nuestros antepasados a base de maña, práctica, mucha paciencia y sin duda muchos errores fueron estableciendo equivalencias entre la superficie de cereal por ejemplo y la de viñedo.

Esta costumbre de utilizar medidas de capacidad como si fuesen de superficie, no es exclusiva de El Bierzo. Conozco un pequeño pueblo de Cuenca, Bólliga en el que se utilizaba el almud, un instrumento al parecer de origen árabe y cuya capacidad debe ser de unos 10 u 11 litros (decímetros cúbicos);que era justamente el equivalente del cuartal berciano. La superficie de un almud de tierra es según algunos investigadores de aproximadamente 1.667 m2.

En cualquier caso lo que si es cierto es como medida de longitud se utilizaba en El Bierzo y otras partes la vara. Una vara en El Bierzo eran 0,835 metros es decir lo que viene a ser un paso. Yo por ello sospecho que en algunas ocasiones cuando era preciso determinar una medida de longitud lo hacían a pasadas.

De todo lo dicho se deduce que la medida exacta de un cuartal es variable. Cuando en el año 1752 se realizó el Catastro de Ensenada se trató en todos los pueblos de averiguar la superficie de un cuartal y expresarla en varas castellanas. Se obtuvieron como era de esperar resultados muy dispares. Yo me he tomado la molestia de analizar los casos de numerosos pueblos bercianos y en el próximo artículo daré detallada cuenta de lo que he hallado. Es un asunto del que ya me he ocupado reiteradamente en otros medios de difusión; pero dado lo “familiar” que resulta a nuestros padres y abuelos el cuartal y todo lo que tiene relación con el mismo; estimo interesante escribir también en “Bembibre Digital”, sobre este tema. Adelanto eso si que la superficie que oficialmente se le asigna a un cuartal de tierra, son 400 metros cuadrados y que me parece acertada. Pero ¿Por qué?. Eso lo explicaré en el próximo artículo de “Bembibre Digital”.

Finalizo con la imagen de un cuartal tomada de una página de la Red,(Pueblos de España). La foto es de A.M.A. La imagen está tomada de las fotos sobre el pueblo leonés de Campo de La Lomba, cerca de Riello. Seguro que resulta bien conocido a muchos de los lectores.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte