Penachada. La Cuevona. Capítulo 15

Febrero, 1992. Demasiada fiesta. Estaba yo feliz en la piltra soñándome político, disfrutando un paraíso allende la desértica realidad, y tan se me pegaron las

Pena las Aguas. Capítulo 14

El lector vive engañado si cree que todo el monte es orégano, en lo concerniente a descubrimientos esquemáticos. La profesión de explorador dominguero es tan

Pena las Aguas. Capíotulo 13

Las fronteras siempre se levantan por motivos enrevesados. Geográficos unos, económicos los más, inescrutables otros. Por latitudes leonesas los territorios son delimitados a larga distancia,

Pena las Aguas. Capítulo 12

Hacia 1996, una pareja de novios excursionistas halló por casualidad este enclave, lo notificó al arqueólogo provincial. Como era su deber, vino a certificarlo. Juró