Introducción

Siglo XX. Ayer. El Siglo XX es el que precede al veintiuno  -por el que transitamos penosamente-  y eso fue ayer. No está lejano. Trataremos  de  recordar algunos años del Siglo XX, cercanos a nosotros. Vamos a hacerlo desde mil novecientos cuarenta y cinco  -sesenta y seis años atrás-  cuando uno andaba todavía con pantalón corto o estaba a punto de estrenar el bombacho, como Tintín, ya que, por aquel entonces era la moda o, dicho de otra manera, estaba de moda , ir a la moda.

PUBICACIONES DE LA EPOCA

Se había erradicado el piojo verde  -el tifus exantemático-  que se producía por la picadura de unos piojos que, en realidad no eran verdes sino negros. Los niños leíamos FLECHAS Y PELAYOS y los papás, aquí, en El Bierzo, PROA, periódico diario, impreso en la capital de la Provincia  -gobernaba Carlos Arias-  con olor a tinta fresca y en el que escribía un tal «Asterisco», -Victoriano Cremer-  que gozaba de las preferencias de sus múltiples lectores , a pesar de que PROA era un diario del Movimiento  -un Movimiento detenido en sí mismo-  ; pero se leía también «PROMESA», un semanario más cercano a nosotros que pertenecía al Frente de Juventudes y que solía evocar las glorias de un pasado no tan glorioso como querían hacernos creer.

«PROMESA» Y SUS COLABORADORES

«PROMESA»  estaba confeccionado por unos chavales que jugaban a ser periodistas. Se publicaba, únicamente, los domingos y los medios económicos con los que contaban eran escasos, por no decir nulos, pero el semanario consiguió salir a flote a impulsos de impaciencias juveniles. Se imprimía en León o en Astorga. Salió a la calle en  mil novecientos cuarenta y tres y desapareció en mil novecientos cincuenta y siete. Algunos de los que formaban parte de la Redacción tenían, por aquel entonces, diecisiete o dieciocho años y estaban capitaneados por una persona que planeaba irse a Santiago a proseguir sus estudios de Derecho: José Luis Pérez Tahoces que, andando el tiempo, sería Gobernador Civil de Alicante. Con él estaban Pedro Fernández Matachana, Santiago Puente Villegas «Tarín», Manuel Suárez Gutiérrez, Serrano de Pablos, José Martínez, Joaquín Peñalba, Antonio de Paz, Leonardo Rodríguez, Enrique Valcárce, Augusto Quintana, Alfonso Martínez de León, «Vallalfons» y, más tarde, Luis del Olmo, Antonio Pereira, Luís Nieto Colinas, Dalmiro de la Válgoma, Felipe Herce, Ricardo Gavilanes, Adelino Pérez Gómez, Brindís Morán, Andrés Viloria, Julián Alvarez o Ángel Antonio Lago.

COSAS DE LA EPOCA EN «PROMESA»

«La Guardia Civil  -leemos-  continúa su lucha contra el «maquis»  -otros le llamaban «escapados»-  y contra el contrabando pequeña escala: aceite, café o tabaco portugués o piedras para mecheros

Leemos esto  -decía-  en el número ochenta y dos de «PROMESA» . Era el tercer año, después de su aparición y se vendía al precio de cuarenta céntimos. La Dirección y Administración estaba en Capitán Losada, 14-2º y el número de teléfono era el 119.(Gobernaba la diócesis el Obispo Mérida que, además, era diputado a Cortes).

ANUNCIOS Y ,NATURALMENTE, FUTBOL

El periódico vivía de los anuncios. Eran anuncios sin ningún atractivo publicitario y en los que primaba la letra sobre la imagen, al menos en los números que hemos revisado y en ellos  -en los anuncios-  estaban los principales comercios: CASA CUEVAS, que ofrecía alpargatas y zapatillas o ALMACENES BONIFACIO que se dedicaba a vender ropa a la medida o la PELUQUERIA TASCON en donde, además de hablar de lo que se hablaba, uno podía cortarse el pelo o se comentaba el último encuentro de fútbol.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

También podría interesarte